10+1 consejos para poner precios que hagan las ventas más fáciles.

En este artículo voy a contarte algunas formas, de la muchas que existen, para fijar precios en tiendas online o físicas que funcionan en muchos tipos de negocios y que, psicológicamente, gustan al cerebro de los clientes facilitando las ventas.

También puedes descargarte en PDF la versión larga con “50 técnicas para crear precios que encanten a tu clientela” al final del artículo.


1- Reducir en 1 el digito de la izquierda.
Este es el truco que todos conocemos y, a pesar de que sabemos que nos están “engañando” seguimos picando. A nuestro cerebro le gustan los precios como 1,95 o 199.

Como leemos de izquierda a derecha, nuestro cerebro se fija en la primera cifra y se queda con ella. Así, percibimos como más barato un producto que cuesta 199 euros que uno de 200, que lo es pero la percepción lo magnifica.

2- Precios de prestigio.
Una estrategia utilizada en algunos productos y servicios es poner precios muy elevados para crear la percepción de que el producto es de prestigio y calidad, llamando más la atención de los clientes que priorizan la calidad sobre los precios.

Esta estrategia funciona mejor en algunos sectores que otros por ejemplo, en moda o tecnología.

3- Evita los precios demasiado redondos.
Aunque en algunos casos poner un precio redondo en buena idea, cuando se consideran “demasiado redondos” es negativo, ya que el consumidor percibe que el precio se ha puesto a ojo. Por ejemplo, imagina un presupuesto donde ves la línea del concepto y luego el precio de 5.000€ y otro con la misma línea de concepto y un precio de 5.132€. El segundo precio parece mucho mejor calculado y aporta más confianza.

4- En productos de compra emocional precios sin decimal.
Cuando tu producto sea de compra emocional nunca pongas decimales. Elige precios como 1€, 15€, 42€…siempre sin decimal. Los decimales obligan al cerebro a trabajar más, a pensar, quitándole fuerza a la emocionalidad de la compra.

Y al revés. En productos de compra racional o reflexiva mejor poner decimales. Al igual que pasaba en el consejo anterior, precios del tipo 142,15€ o 72,56€ parecen mejor calculados y dan más confianza en compras racionales.

5- Precios múltiples iguales.
Si eres suficiente mayor para recordar los “Todo a 100” ya conoces esta estrategia de poner el mismo precio a varios productos. Es adecuada para muchos tipos de producto masivos de poco valor. Se genera la sensación de que los productos son más baratos del valor percibido y se logran mayores volúmenes de venta.

6- Precios descuento.
Los cupones, rebajas o descuentos llaman mucho la atención de los clientes, que se sienten más tentados a la compra. Funciona mejor si además consigues crear sensación de escasez y de temporalidad. Que el cliente piense que debe comprar antes de que se acaben esos precios ventajosos tan buenos.

Esta técnica funciona muy bien para conseguir nuevos clientes o fidelizar a los existentes, haciendo que vuelvan a comprar.

¡No abuses de los descuentos y promociones! Si siempre estás de oferta ya no es una oferta.

7- Precios gancho.
Esta estrategia consiste en poner productos con demanda a un precio más bajo que la competencia. El objetivo es atraer a los clientes y conseguir que además adquieran otros productos en la tienda.

Puede incrementar las ventas y ayudar a incrementar la base de clientes, pero, al igual que la anterior, puede atraer al tipo de cliente que solo compran chollos o con descuentos. Ten cuidado con esto.

8- Precios con pocas sílabas.
Parece una tontería, pero si eliges números con pocas sílabas a la hora de establecer tu política de precios, te sorprenderás de sus resultados. Nuestro cerebro usa más recursos para procesar precios más extensos fonéticamente, así que para nuestro cerebro los precios más largos son precios más caros.
Y al contrario. Si el precio tiene pocas sílabas se crea la sensación de precio más bajo.

9- Precios de packs de productos.
Poniendo precios a packs de productos puedes aumentar el ticket de venta y así tener más beneficios. Además, los precios en pack suelen percibirse como más baratos.

10- Precios por segmentos de consumidores.
Para muchos negocios puedes ser muy buena idea ofrecer precios que premien a ciertos tipos de consumidores. Por ejemplo, ofreciendo precios más económicos o con descuento a asociaciones, clubes, ciertos profesionales, empleados de empresas con una gran plantilla y muchos más…

Y el consejo extra:

Utilices estas técnicas, combinaciones de las mismas o cualquier otra de las muchas que hay, lo más importante a la hora de fijar precios para tus productos o servicios es que obtengas beneficios suficientes y para ello es muy importante tener mucho mucho sentido común.

Este artículo se basa en la publicación original de Nick Kolenda “Pricing Psychology. In this guide, you’ll learn how to improve the pricing of your product or service» (Pricing Psychology: A List of Tactics (nickkolenda.com)

Si te interesa saber más sobre psicología de precios, escríbeme un e-mail a ideas@sumainfinita.com y te envío en PDF “50 técnicas para crear precios que encanten a tu clientela” sin coste. Merece la pena 😉

 

Créditos imagen: www.freepik.es